Llorar | No reprimas tus emociones

Publicado por MarianaM en

Desde que somos muy pequeños nos dicen frases como “los hombres no lloran”, “llore por algo que valga la pena”, “quiere llorar por algo de verdad”, “sea valiente” (como si llorar en una sociedad como esta no supusiera ya bastante valentía).

Esas frases lo que hacen es que vayamos creando el paradigma de reprimir nuestros sentimientos, en especial aquellos que nos regeneran, cuestionan y hacen reflexionar. Vamos creando esa voz que cuando sintamos ganas de llorar o estemos tristes nos va a decir “No llore por esas ‘bobadas’”. Nosotros mismos somos los encargados de reprimir nuestros sentimientos dadas esas creencias que nos implantan desde pequeños.

No es nuestra culpa, ni la de las personas que nos repiten aquellas frases, porque lo más probable es que a ellos también se las hayan dicho, y a las personas que se las dijeron igual. Es el hecho de que casi nunca nos enseñan que llorar está bien y que dejar a nuestros sentimientos fluir como lo SENTIMOS es normal.

Llorar
No reprimas tus emociones

Se me dificulta decirte con exactitud que es llorar o en que nos convierte porque es muy relativo, pero sí puedo decirte lo que no es:

  • Llorar no significa que seas un cobarde.
  • No quiere decir que seas una vergüenza.
  • No te hace débil.
  • Llorar no significa que te estés haciendo la víctima.

Llorar está bien

No esperes a que tengas un nudo en la garganta y un dolor en el pecho y a que con la cosa más mínima todo tu ser explote, no porque no sea sano, porque igualmente estas sanando y estas dejando salir todo eso que estabas reprimiendo hace tanto. Sino porque no es necesario llegar a ese extremo, no está mal dejar salir tus sentimientos cuando así lo sientas.

llorar

Está bien llorar porque no te fue como esperabas en un parcial, porque tuviste un día pesado y te cargaste de energía que no te pertenece, porque no te sientes bien contigo misma(o) o porque estás viendo una película y te dan ganas de llorar. Cualquier “excusa” es válida.

NO TE GUARDES NADA, no vale la pena guardar los sentimientos para una mejor oportunidad o para después. Estoy enfocándome en solo aquellos que nos hacen llorar, pero aplica para todo, si te sientes feliz y enamorado compártelo ya, no tiene sentido esperar al momento “correcto” para compartir eso que sientes.

Todo lo que tenemos y somos está conformado por energía. La energía en su naturaleza, se transforma y debe fluir porque de no ser así se estanca. Cuando reprimimos cualquier cosa (en este caso los sentimientos) nos estancamos completos, nuestro ánimo poco a poco se va a dejar llevar por toda esa energía acumulada haciéndonos hacer o decir cosas que seguramente no queríamos.

Cambiemos nuestro pensamiento

Sé que he sido bastante intensa pero quiero que juntos entendamos la importancia de esto, y digo juntos porque todavía estoy aprendiendo a dejar fluir mis sentimientos. Tras pasar casi 20 años de mi vida con un paradigma frente a esta situación, diciéndome a mí misma que tenía que ser fuerte, que como era posible que llorara por eso, que nadie me podía ver llorar porque me hacía débil. Decidí cambiar ese pensamiento y enfócame en mí, no en las opiniones de los demás.

Para cambiar ese paradigma se necesita de mucho esfuerzo (eso lo hablaremos en otro post) pero puedes empezar por dejar salir aquello que sientas justo en el momento que lo sientas, no después porque tenemos que normalizar que somos de carne y hueso y que si queremos llorar así será, y si queremos reír pues también será así.

Además cada que lloras, estás haciendo espacio para nuevas emociones y estas liberando todo aquello que tenías guardado. En lo personal, después de llorar, siento como todo mi ser: mi cuerpo, mi mente y mi alma se sienten excelente, renovados. Mi cara se siente relajada y tranquila, mi mente ya no está inquieta y ya puedo mantener mi atención en lo que necesito y mi conexión con mi yo superior es mucho más genuina y sencilla.

Espero que este post lo recuerdes cuando te sientas feliz y también cuando te sientas triste y necesites dejar salir eso que tienes en el pecho, que lo hagas sin miedo, sin presiones, sin juicios. Que haya dejado en ti una semillita para escucharte más y prestarte más atención porque no olvides que la persona más importante de tu vida eres TÚ.

También te puede interesar:

¡Suscribete!

Categorías: Amor propio

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *